martes, 10 de junio de 2014

Luz reveladora

Un sólo intento de captarlo todo. Un abrir, un cerrar, un poner en entredicho; abrimos pocas puertas cerrando con llave. Mi límite es el cielo. Piso fuerte susurrando una verdad incomprendida.Vejez en los ojos de mi madre. Sueños que terminan siendo historias como piedras que dividen dos senderos; el afán perdido ante mis ojos, desterrado. Una vida entera dedicada al sentimiento, de origen a fin, por el simple placer de navegar en el océano. Un oír distendido, de mudez, abatido por el viento cultural y por los muros fronterizos; metas del vacío. El ardor de una pregunta que no debe ser respuesta. Una escucha muda y silenciosa llena de verdad: una luz reveladora.