lunes, 24 de diciembre de 2012

Ya es demasiado tarde


Abriste una brecha dentro de mi corazón
Me gustaría perdonarte pero no tengo valor
Ojalá pudiera verte y olvidar este rencor
Pero es demasiado tarde para pedirme perdón


Sigo sin saber porque me hiciste tanto daño
¿A caso fui culpable de los miedos del rebaño?
No sé porque lo hiciste, pero fuiste un tirano
Me hiciste sentir triste, como un niño abandonado
No puedo perdonarte después de tantos años
No me olvido de los días que me dejaste tirado
Busco en esta música el impulso pa seguir luchando
Pa seguir buscando, pa morir como un soldado
Sin embargo, te agradezco que en su día me callases
Porque ahora he comprendido la importancia de expresarme
Si quieren callarme van a tener que matarme
Porque vivo por mis rimas y respiro por las bases
Sé que solo tú y yo sabemos qué pasó
Dejemos que sea Dios quien decida por nosotros
El dolor ya germinó, el rencor ya floreció
Y el fruto que nació del árbol fue la indiferencia
Sé que solo tú y yo sabemos quien sufrió
Dejemos que el amor repare corazones rotos
El calor ya se enfrió, la luz se oscureció
Y la relación murió, pidiéndonos clemencia


Abriste una brecha dentro de mi corazón
Me gustaría perdonarte pero no tengo valor
Ojalá pudiera verte y olvidar este rencor
Pero es demasiado tarde para pedirme perdón

lunes, 17 de diciembre de 2012

El paso

Nunca había tenido el placer de poder vivir un día como el de hoy, un día que no voy a olvidar nunca. Gracias a ti he vuelto a enfocar mi camino y he podido reencontrarme conmigo mismo, estoy muy satisfecho de haberte encontrado en mi vida. 

La luz es un regalo que todos tenemos y hemos de saber apreciarla con todos sus detalles, no quiero volver a esconderme en la oscuridad porque allí no encontraré jamás el molde de mis sueños para hacerlos realidad. 

No pienso dejar que las huellas guíen mi camino, voy a pedirle a Dios que llueva para volver a hacer nuevas y así poder forjar uno nuevo. No sé qué camino es el que escojo ni sé donde me deparará la ambición del alma, pero sí que sé cómo quiero viajar y sé que tú también lo sabes. Sólo tenemos que tomar una decisión, un paso, y ya no habrá nada que nos separe, te lo prometo.


domingo, 9 de diciembre de 2012

Mi dulce juez, mi erudito diario

No sabría cómo dispersar una idea con el fin de lograr vuestra humildad y vuestro respeto, no es mi oficio. Sin embargo, fuere lo que fuere aquél menester del que vos tuvo el placer de degustar dentro de mi reino, bien es cierto que fui sujeto de uno de los más grandes elogios del poblado. Así pues, con el honor del soldado y la sangre del guerrero, prometo teñir las montañas del color del cielo para combatir con el diablo y vencerle de una vez, las agujas del reloj se apresuran al momento y la luz ilumina sus andares.

Vida IV

¿Me ves? Tengo las manos sucias, sucias de imperfección acumulada, de deseos rotos. Pero, fíjate bien. A pesar de tener las manos sucias, no mancho las hojas que toco ni empobrezco a aquellos que les doy mi amor, que reconozco que son pocos. Las tengo sucias porque me pesa el alma, la sangre viaja por mi cuerpo pero sin cuajar, pero tampoco es para tanto. ¡Es normal que a veces sienta las ganas de volar y quiera escaparme de esta jungla! Sin embargo, mis imperfecciones se diluyen transformándose en errores del mismo modo que el sol hace desaparecer la lluvia. Mírame, fíjate bien. ¿No lo ves? Algún día haré desaparecer todas mis huellas y crearé un mundo nuevo en un punto y aparte, un lugar donde sólo estemos tu, yo, y mis manos sucias.