lunes, 20 de febrero de 2012

Solamente hoy

Bajo la tenue luz de una farola se esconden susurros, sonrisas y miradas en silencio. La noche atrapa al pensador que no concilia el sueño y enamora al que con cautela avanza en el camino, dejando la ciudad en pausa, ofreciendo pequeños destellos de esperanza que de vez en cuando salen a la superfície. Hoy es una noche bonita, preciosa, y no es porque el cielo esté estrellado o porque haya visto algo asombroso, sino porque hoy ha desaparecido la capa de polvo que envolvía mis sentimientos. Hoy ha brillado la luz por sí misma y la oscuridad ha desaparecido por sí sola. Solamente por hoy, bajo la tenue luz de una farola, se esconden susurros, sonrisas y miradas en silencio.

sábado, 11 de febrero de 2012

Gracias

Sé que ahora es el momento de escribir esto que vas a leer a continuación. Sé que es ahora el momento de expresar todo esto que siento dentro de mí.

Gracias por haber aparecido en mi vida y por haber dejado que entre yo en la tuya. Gracias por cada momento, por cada caricia y por cada conversación que hemos tenido. Gracias por ser tu misma y por haberme llegado tan adentro. Gracias por haber estado ahí cuando lo he necesitado, por haberme iluminado y por haberme ayudado a encontrarme cuando me perdía por el camino. Gracias por apoyarme y por quererme tal y como soy. Gracias por aceptar mis defectos y por nombrar mis virtudes, aunque ya sabes que yo no creo que tenga virtudes. Gracias por simplemente tener esos ojos preciosos que consiguen transmitirme infinitas emociones en un segundo y gracias por haberme dejado estar tan cerca de ellos. Gracias por permitirme entrar en tu corazón y por haber depositado en el mío un rincón que nadie te va a quitar. Gracias por todo lo que has hecho por mi, por lo que sigues haciendo por mí y por seguir siendo sincera conmigo, eres una persona maravillosa. Gracias por todo, de verdad, de corazón.

Gracias.



*Esto va para una persona en concreto que aprecio muchísimo, es lo mínimo que puedo hacer.

Algo positivo

Cuando se nubla el cielo y las paredes empiezan a temblar, es mejor mantener la firmeza y sentir la solidez dentro de tus huesos. Siempre hay puertas abiertas que nos llevan hacia habitaciones desconocidas, habitaciones que no son más que tesoros escondidos y ocultos. Es hora de reaparecer entre la oscuridad y resplandecer entre las sombras, para ser aliado de la lluvia y poder disfrutar de esos destellos de esperanza que nacen de una sonrisa o de una simple puesta de sol.