sábado, 25 de junio de 2011

El Aburrimiento

Después de tanto estudio y de tanto trabajo, ahora me aburro. No es que sea malo ni bueno, simplemente me da por pensar sobre lo que tenía presente a la hora de ir estudiando durante el curso, el objetivo al que quería llegar, y me doy cuenta que no he conseguido llegar donde quería llegar. ¿Meses estudiando para luego aburrirse? Es algo bastante ridículo.


A la hora de la verdad, no es nada sencillo ponerse delante de los días y plantarles cara, sobretodo en verano. Pasa un día, pasa otro... y acabo sintiendo que no sé exactamente qué es lo que quiero hacer ni qué es lo que realmente me gustaría hacer. Intentaré estos días sacar provecho de las horas de libertad que parece que me han otorgado por arte de magia y tomar una actitud decidida ante las dificultades que conlleva el exceso de libertad al cual parece que no estamos nada acostumbrados.