martes, 31 de mayo de 2011

¿Sonreir o llorar?

Ni sonreir ni llorar, depende del momento. No creo que sea útil para nosotros encerrarnos en estar siempre de una forma, los estados anímicos van y vienen, no son controlables. Sí que puedes ser más propenso a sentirte de una manera u otra, pero eso es causa de las experiencias y las vivencias que has dejado atrás y que se han almacenado en tí, y se les puede dar forma.

Está bien visto sonreír y llorar se relaciona con debilidad y/o sinceridad. Sin embargo, no creo que sean formas de expresarse opuestas, a veces uno necesita llorar para expulsar el mal estar y a veces uno necesita sonreír porque nota que la vida le sonríe. La vida es mucho más compleja. Así pues, si eres propenso a sentirte mal y has adoptado una actitud pasiva ante tu sufrimiento dejando que te coma y te arrastre hacia una posible depresión, es hora de aceptarte y valorarte.

Quizás sea hora para plantearte si quieres seguir teniendo esa angustia en tí que te hace sentir inferior, quizás sea el momento para dejar atrás el miedo e intentar cambiar tu forma de ver las cosas con tal de que así te sientas mejor. Sí es cierto que es muy difícil cambiar, de hecho es una de las cosas más difíciles, porque estamos tan acostumbrados a tener una imagen fija de nosotros, que nos da miedo intentar ser de otra forma. Creo que es positivo superar ese miedo, que tenemos que ser consecuentes y aceptar que hay etapas en las que el cambio se hace necesario, así que bajo mi punto de vista, si es necesario cambiar, hay que cambiar. ¿Sí, pero cuando? Pues cuando pienses que ser de una determinada manera te hace daño, cuando pienses que ese malestar que te corroe forma parte de tu naturaleza, cuando empieces a resignarte y a dejar atrás la motivación para seguir adelante, será el momento para cambiar y descubrir la libertad que todavía desconoces.

lunes, 30 de mayo de 2011

Pasividad ante el racismo

Hace un rato estaba pasando a limpio unos apuntes y a la vez escuchando algo de rap, así se me hace siempre más ameno. La canción que estaba escuchando es una canción muy positiva, te alegra cuando la escuchas, al menos a mí me hace sentir bien, tranquilo. Aunque ya la había escuchado varias veces, me sorprendió el final porque se escucha la siguiente frase "Antes que inmigrantes ilegales, personas". ¿Por qué existe esa ambición separatista? Entiendo que el miedo a lo desconocido pueda ser una respuesta a la pregunta, el miedo al fracaso y de ahí el odio al diferente, la inestabilidad emocional... Sin embargo, hoy no vengo a contestar esa pregunta, pues lo que realmente me interesa es encontrar una solución al problema del racismo, porque parece que sea algo muy ajeno a nosotros pero está tan presente como la comida en nuestro día a día. El problema está en que muchas veces ni nos damos cuenta de las actitudes racistas que nos envuelven, yo animo a cualquiera que me lea que sea sujeto y predicado de su propio criterio, que él mismo se plantee la siguiente pregunta. ¿Por qué no hay motivación para intentar mejorar las pequeñas cosas de nuestro día a día? Porque para nosotros quizás el racismo sea una piedra tan pequeña que ni la vemos, ya que no lo hemos experimentado, pero no creo que el hecho de no haber sufrido el racismo justifique la pasividad, creo que debemos centrarnos, recopilar información, conocer, y cuestionarnos si una actitud racista da algún beneficio, yo creo que no, la seguridad falsa no es más que una inseguridad enmascarada.

Una ilusión

¿Qué es una ilusión? Para mí una ilusión es una creación racional vinculada a la imaginación y a la realidad. A la realidad porque normalmente cuando tenemos una ilusión no es más que una transformación (normalmente positiva) de la realidad, un cambio; y a la imaginación porque esa transformación de la realidad no es real, es ilusoria, a quien atribuimos nuestras mejores cualidades, todo lo positivo, a lo que damos forma y llamamos ilusión. ¿Es bueno tener ilusiones? El hecho de ilusionarte con algo puede hacerte daño, porque acabas integrándote en esa especie de realidad imaginaria, y te olvidas que tus pies siguen en el suelo. A simple vista parece que vivir sin ilusiones es algo muy malo e incuestionable, pero a medida que te acostumbras a vivir en el mundo que te toca vivir, en tu realidad más próxima, es probable que te des cuenta que no es necesario vivir con ilusiones para vivir feliz. Quizá la clave se encuentre en saber cómo vivir aquí, vivir el presente sin tener muy presente el pasado, porque no existe, disfrutar de los momentos, porque ellos si que no volverán a repetirse.

domingo, 29 de mayo de 2011

Escribir alegra mis días

Escribir alegra mis días, pero también alegra mis noches. Escribo textos, escribo sentimientos, intento plasmar una vivencia en palabras, rimo bajo instrumentales... todo sea por acabar creando, por darle forma a algo que me sirva y me llene. Me puedo tirar horas intentando escribir sobre algo y no conseguir absolutamente nada, igual que puedo escribir en menos de cinco minutos las ideas que tengo en la cabeza con precisión y exactitud. Me gusta escribir, adoro sentir esa sensación de satisfacción cuando acabo de escribir alguna letra de rap y he plasmado lo que quería plasmar, da igual el tiempo que haya tardado, no me importa. En definitiva, abro este blog para transmitiros mis vivencias y mis experiencias a través de la escritura, que me acompaña cada día y me alegra tanto mis noches frías como mis días tibios, ¡mi vida es una luz de neón!